Las playas son las estrellas indiscutibles de cualquier viaje a Filipinas, pero, con más de 7.000 islas, ya te imaginarás que hay muchísimas más cosas que hacer. Por ejemplo, si eres un apasionado del senderismo, Camiguin es una verdadera joya. La isla con más volcanes por metro cuadrado del mundo, también llamada “la isla nacida del fuego”, tiene varias rutas que pasan por sus frondosos bosques selváticos hasta alcanzar sus cimas. Por ello, para nosotros, una de las cosas imprescindibles que hacer en Camiguin es el trekking al Hibok-Hibok, un volcán activo en el que la cima se ubica a 1.332 metros sobre el nivel del mar.

La experiencia de coronar su cumbre es algo dura pero maravillosa. No todo el mundo puede decir que ha conquistado la cima de un volcán, ¿verdad? Desde ella, en un día claro, no solo se puede disfrutar de unas vistas de 360º de la exuberante Camiguin y de la vecina y paradisíaca White Island sino también de Bohol al norte, Mindanao al este y Siquijor al oeste. Además, durante el camino podrás disfrutar de la flora de los bosques filipinos, entre las que destacan las plantas insectívoras.

Si quieres saber todo sobre el trekking al Hibok-Hibok, sigue con nosotros, que te lo contamos con detalle.

El Hibok-Hibok, un volcán activo de Camiguin

El Hibok-Hibok es, de manera más específica, un estratovolcán perteneciente al Anillo de Fuego del Pacífico. Conocido también como Mt. Catarman, desde que se tiene conocimiento, ha erupcionado en 5 ocasiones, la última en 1951, cuando alrededor de 3.000 personas fallecieron. Como curiosidad, en 1951 vivían en Camiguin 69.000 personas, pero, tras dicha erupción, emigraron tantas personas que la población descendió a unas 34.000.

El volcán tiene 3 cráteres: Kanangkaan (erupción en 1948), Itum (erupción en 1949) e Ilihan (erupción en 1951). El último de ellos, ahora convertido en un lago verde rodeado de espesa vegetación, es el que se puede ver durante la excursión al Hibok-Hibok.

¿Dónde está el Hibok-Hibok?

El Hibok-Hibok se encuentra en el corazón de Camiguin, isla perteneciente a la región de Mindanao. Es uno de los 7 volcanes de la isla junto al Mt. Mambajao, el Mt. Guinsiliban, el Mt. Butay (o Uhay), el Mt. Timpoong (el más alto de todos, con 1.614 metros de altura), el Mt. Vulcan y el Mt. Tres Marías. Aun así, se considera que estos 2 últimos son conos parásitos del Hibok-Hibok.

¿Quién puede hacer el trekking al Hibok-Hibok? Nuestra experiencia

Si has seguido nuestra trayectoria viajera, sabrás que nosotros no somos unos enamorados de la montaña. Nos encanta la naturaleza, pero no estamos acostumbrados a largas caminatas, por lo que podemos afirmar, sin ninguna duda o pudor, que cualquier persona con un estado físico “decente” puede hacer el trekking del Hibok-Hibok.

Nosotros no practicamos deporte de manera frecuente. Nos pasamos el año entero viajando y no tenemos ninguna rutina más allá que la que el viaje nos da, así que cualquier persona que esté medianamente acostumbrada a hacer senderismo, podrá conquistar la cima del Hibok-Hibok sin problemas.

Eso sí, tampoco podemos decir que sea un camino de rosas. El trekking al Hibok-Hibok se hace a través de un bosque tropical en el que hay bastante humedad y las rodillas sufren mucho, ya que es un sendero de piedras apenas marcado en el que hay que ir agarrándose continuamente a las ramas. La bajada se hace, a veces, hasta un poco más dura, cuando las piernas y las fuerzas comienzan a flaquear.

cráter del hibok hibok y white island

Diferentes caminos para ascender al Hibok-Hibok

Aunque la cima sea la misma, existen varios senderos o trails para llegar a ella. Todos son bonitos, pero existen diferencias notables que tienes que saber a la hora de decidir con cuál de ellos te quieres quedar. Aquí te contamos todo sobre los caminos para subir al Hibok-Hibok:

1. El Ardent Trail: desde las Ardent Hot Springs y vuelta por el mismo camino

Este es el que nosotros hicimos porque nuestro guía nos convenció de que era la opción más corta y la más rápida.

Sale desde las Ardent Hot Springs y continúa casi en línea recta hasta alcanzar la cumbre, lo que hace que la subida sea más pronunciada y que casi todo el camino sea una pura piedra. Además, se atraviesa un bosque húmedo, por lo que se suda bastante más y el camino es más angosto. Tras llegar a la cima, hay que caminar algo menos de 10 minutos para llegar al mirador del cráter. Si te apetece, puedes bajar a verlo (unos 30 minutos), pero luego tendrás que subir de nuevo.

Sin duda, es la que menos kilómetros tiene, pero también es la más dura y quizás no es tan entretenida como la siguiente de la que te vamos a hablar, así que, de haberlo sabido, nosotros hubiésemos hecho la Traverse.

2. La llamada ruta Traverse o HO2: desde el barangay Yumbing hasta las Ardent Hot Springs

Esta sale desde el barangay Yumbing y hace una ruta ascendente pero algo más moderada que la anterior. Después viene una bajada para pasar por el lago (cráter) y luego tiene una pequeña ascensión hasta alcanzar el primer mirador y después la cima. Se desciende por la Ardent Trail para acabar en las Ardent Hot Springs.

Es una ruta un poco más larga, pero también más diversa que la anterior, ya que haces el ascenso por un lado y la bajada por el otro. La subida por Yumbing es un poco más amplia y el camino no tiene tanta piedra.

Se puede comenzar esta ruta como la anterior, a primera hora de la mañana, pero también se puede dividir en 2. Puedes subir por la tarde, acampar junto al lago, coronar la cima y bajar por el otro sendero.

3. El Itum Trail

Inaugurado a mediados de 2019, sale desde el llamado sitio Itum, en el barangay Baylao, pero no se suele usar mucho, ya que, aunque más corto, es más duro que los 2 anteriores.

Aquí puedes ver una captura de la aplicación Maps.me, una de las apps que recomendamos para viajar a Filipinas, en la que aparecen los dos primeros senderos marcados.

senderos hibok hibok maps.me

El trekking al Hibok-Hibok paso por paso

El día que hicimos el trekking al Hibok-Hibok, por suerte, se levantó espectacular. Cuando abrimos el ojo, a las 5:00 de la mañana, ni una sola nube cubría la cima, así que no nos costó mucho levantarnos de la cama, ¡teníamos energía de sobra!

Tras adecentarnos un poco y dar los últimos toques a la mochila, salimos a la puerta del hotel y vimos que nuestro guía, Ron, ya nos estaba esperando incluso unos minutos antes de las 5:15, que era la hora que habíamos acordado con él el día de antes. Nos animó a montarnos en su moto y condujimos por una Camiguin que se levantaba lentamente.

Tras algo menos de 10 minutos, aparcamos en las Ardent Hot Springs y, para nuestra sorpresa, nos dijo que caminásemos por un pequeño camino (nada señalizado) que parecía la entrada a una casa. Así fue, atravesamos varios terrenos de familias y no tardamos en cruzarnos con gallos, gallinas, cerdos, caballos, perros y carabaos a los que saludar.

carabaos en al ruta al hibok-hibok

Sin darnos mucha cuenta, el camino comenzó a ser ascendente, aunque las vistas de las montañas y las preciosas palmeras que caracterizan a esta parte del trekking del Hibok-Hibok nos distraían. Cuando Ron creyó que ya habíamos calentado las piernas, unos 20 minutos después de empezar, hicimos la primera parada, en la que ya podíamos ver vistas como estas:

inicio del trekking al volcán hibok-hibok

El camino comenzó a tener algunas piedras y a hacerse más empinado, pero pasamos por una etapa llena de arbustos con flores rosas y otros con frutos rojos que nos animaron. Poco a poco, el sendero se fue estrechando y nos dimos cuenta de que estábamos atravesando un puro bosque tropical. Si bien a esta hora de la mañana todavía hacía fresco, notamos que la humedad iba incrementando, así como los sonidos de la jungla.

caminos del ascenso al hibok-hibok

Más o menos una hora después se llega a una estación de PhilVOLCS, donde realizan mediciones de la actividad volcánica. Aquí también paramos unos 10 minutillos para comer un snack y reponer energías.

Al reanudar la marcha, nos dimos cuenta de que ahí empezaba lo duro y que el camino se hacía más angosto y más empinado. Era hora de empezar a agarrarse a raíces y de tener cuidado para no resbalarnos. Aun así, las ganas de llegar a la cumbre y lo bonita que era la vegetación nos hacía seguir adelante sin problemas. Comenzamos a ver enormes helechos, muchísimo musgo y pandanos, una especie de palmas con enormes raíces, con las que nos quedamos embobados. Parecía que habíamos vuelto a Nueva Zelanda.

vegetación del volcán

¡3,5 horas después de haber comenzado el recorrido alcanzamos la cima del Hibok-Hibok! Como si nada, aparecimos en un pequeñísimo claro en el que se deberían ver unas vistas brutales de Camiguin, White Island y el Mt. Timpoong, el más alto de la isla. Sin embargo, ¡estaba nublado! Nos desanimamos un poco, pero, tras 10 minutos de descanso (y otro sándwich de mantequilla de cacahuete de por medio), empezó a despejar y pudimos disfrutar de toda la panorámica tranquilamente.

cima nublada del volcán

vistas desde la cima del volcán hibok-hibok

Como curiosidad, a la media hora de estar allí sentados, llegaron 3 turistas más como nosotros (2 de ellos españoles) que habían hecho la ruta Traverse. El guía se puso a jugar con una de las ratas (sí, hay algunas ratas de campo) que estaban al acecho de comida.

Ron nos propuso entonces seguir el recorrido hasta el mirador del cráter y, tras unos 10 minutos de caminata sencilla, llegamos a la que, para nosotros, es la mejor vista del trekking del Hibok-Hibok. Los picos en forma de aguja de la montaña a la izquierda, el cráter Ilihan rodeado de vegetación en el centro y la vista de White Island en el lado derecho nos dejaron enamorados.

vistas desde el mirador al cráter del hibok-hibok

En este momento podríamos haber bajado al lago, pero eso nos habría supuesto algo más de 1 hora entre la bajada y la posterior subida, así que decidimos volver a la cima y echar un vistazo de nuevo, ahora que se había despejado casi por completo.

Cuando nos sentimos saciados (y viendo que el calor iba subiendo), iniciamos el descenso por el mismo camino por el que habíamos subido. Notamos que las piernas nos empezaban a temblar y que las fuerzas iban disminuyendo, así que hicimos un par de paradas cuando lo necesitamos. Tenemos que reconocer que la bajada se nos hizo bastante más monótona que la subida. La hicimos en más o menos 2,5 horas sin correr demasiado.

helechos en el hibok hibok

Rendidos, llegamos al parking de las Ardent Hot Springs sobre las 13:00, algo más de 8 horas después de haber comenzado la travesía. Nuestro guía nos comentó que lo habitual es hacer el recorrido de subida en unas 3-4 horas y que, dependiendo del tiempo que tardes en la cima y el otro mirador, sueles estar de vuelta para comer. Así que, como ves, nuestra excursión al Hibok-Hibok en Camiguin estuvo más o menos en la media.

Si quieres, cuando llegues, puedes darte un merecido chapuzón calentito en las piscinas de las Ardent Hot Springs e ir por tu cuenta al hotel después. ¡Te lo has merecido! Nosotros decidimos ir directamente a “casa” y que una buena manera de estirar las piernas, tras una buena ducha y comida, era hacer esnórquel en el Sunken Cementery y ver allí la puesta de sol para cerrar otro día mágico en Camiguin.

Por cierto, puedes ver las historias de Instagram de nuestra subida en este enlace.

viajar por filipinas hibok hibok

Cómo organizar la excursión al Hibok-Hibok, Camiguin

Como te comentábamos, para hacer la ascensión al Hibok-Hibok necesitas obtener un permiso del DENR (Department of Environment and Natural Resources) e ir con un guía. Para ello, tienes varias alternativas:

Por supuesto, siempre tendrás que hacerlo al menos el día de antes. A poder ser, intenta organizarlo antes de las 16:00.

El precio es del permiso es de 200 pesos por persona. Los guías cobran entre 1.500 y 1.800 pesos, según el número de personas que seáis. Nosotros pagamos 1.500 pesos por 2 personas.

Qué llevar para hacer el trekking al Hibok-Hibok

  • Mucha agua: no menos de 2 litros y, a poder ser, 3. No vas a encontrar puestos para comprar por el camino. Si se te ha olvidado comprar el día de antes, no te preocupes, avisa al guía, que él te para en el sari-sari para que compres (sí, a las 5:00 estaban abiertos).
  • Algunos snacks y sándwiches. Nosotros llevamos galletas, sándwiches de mantequilla de cacahuete y frutos secos.
  • Crema solar y repelente de insectos.
  • Unas buenas zapatillas de senderismo. Aunque los guías hacen el trekking al Hibok-Hibok hasta con chanclas, el camino es resbaladizo incluso si no ha llovido los días de antes.
  • Ropa de algodón o que sea transpirable. Nosotros hicimos el ascenso con pantalón largo, no había tanta maleza, pero sí que no llevamos algún rasguño. Nuestro guía nos aconsejó una camiseta de manga larga, pero nunca llegamos a necesitarla.
  • Gorra o sombrero para protegerte del sol.
  • Impermeable (nunca se sabe) y funda impermeable para la mochila.

vistas de White Island desde el Hibok Hibok

Consejos para hacer la excursión al Hibok-Hibok

  • La primera y principal: no lo hagas sin guía ni sin permiso del DENR. No solo es ilegal, sino también peligroso. Volvemos a repetir que el Hibok-Hibok es un volcán activo. PhilVOLCS, el organismo de vulcanología de Filipinas, emite avisos sobre la actividad y, por tanto, se pueden dar las condiciones para prohibir la ascensión.
  • No te agobies, tienes tiempo de sobra para hacer el sendero y los guías están acostumbrados a cualquier tipo de persona. Aun así, es aconsejable empezar temprano (no mucho más tarde de las 5:30) para evitar las horas de más calor.
  • Si puedes elegir la temporada, el mejor momento para hacer el trekking al Hibok-Hibok suele ser de marzo a mayo, cuando es época seca y, por tanto, tienes menos posibilidades de que las nubes cubran la vista. Nosotros, aun así, lo hicimos en noviembre y, como ves, el tiempo fue espectacular.
  • Hidrátate
  • Si el tiempo cambia mucho o está mal desde el comienzo, aborta misión. Ten en cuenta que el camino es muy resbaladizo y se convierte en un barrizal enseguida. Además, es probable que desde la cima no veas nada. Hazle caso al guía.
  • No vayas súper cargado con la mochila. Considera que necesitarás mucha agua, eso debe ser lo principal que tienes que llevar.
  • Estira las piernas un poco al llegar de vuelta al hotel, si no quieres tener unas agujetas como el demonio (como nosotros).
  • Por favor, viaja con un buen seguro de viajes para Filipinas como el que nosotros llevamos siempre. Ten en cuenta que el senderismo es uno de los deportes considerados de aventura, por lo que necesitarás contratar la modalidad IATI Estrella o IATI Mochilero o añadir la cobertura de deportes de aventura al Básico o Estándar. Aquí tienes un 5% de descuento por venir de nuestra parte y, además, nos ayudas a seguir creando contenido para esta web.

descuento seguro de viaje

Otros lugares para hacer senderismo en Camiguin

El Hibok-Hibok no es solo el único rincón para hacer senderismo en Camiguin. Aquí tienes más opciones:

Walkway to the Old Volcano

Aunque no llega al nivel de dificultad ni de “epicidad” que la cima del Hibok-Hibok, otra de las caminatas interesantes que puedes hacer en Camiguin y que la hacen una isla ideal para los amantes del senderismo es el Walkway to the Old Volcano. Este es un sendero por las faldas del Mt. Vulcan, el volcán más joven de la isla, pues nació de una fisura del Hibok-Hibok en 1871. La cima se encuentra a 671 metros, pero el sendero (totalmente asfaltado y con partes de gravilla) del Walkway solo te llevará hasta uno de los miradores.

Las vistas desde el mirador son preciosas. Se ve la cruz del Sunken Cementery, White Island y, por supuesto, la orografía impresionante de Camiguin. Durante el recorrido hay 14 escenas de la vida de Jesucristo representadas con esculturas. Se trata de un memorial a las víctimas de la última erupción del volcán.

El sendero es completamente ascendente y con escaleras. Si estás en una forma física media, no te llevará más de 30 minutos. El camino está más o menos cubierto, pero, aun así, no olvides el protector solar y una botella de agua.

La entrada cuesta solo 10 pesos por persona.

Si te has quedado con ganas de más, desde el Hotel Kurma organizan ascensiones hasta la cubre del Mt. Vulcan.

subida walkway old volcano camiguin

Binangawan Falls

Las cataratas “escondidas” o Binangawan Falls también tienen un componente de senderismo que hace que las incluyamos en este artículo sobre trekking en Camiguin. Aunque es relativamente sencillo llegar al punto donde empieza el camino (se puede ir en moto, pero mucho ojo al bajar con los frenos), después tendrás que cambiar por la jungla durante algo más de una hora. Aun así, merece la pena. Es muy probable que tengas las cascadas para ti solo.

Ojo: si ha llovido mucho los días previos o va a llover, por seguridad, procura no hacer este sendero, ya que ha habido algunos accidentes. Además, mucha gente tiende a perderse porque el camino no está muy marcado. Es aconsejable contratar un guía, Ron puede ser tu hombre.

Otros menos conocidos

Nuestro guía Ron, que lleva toda su vida dedicándose a la montaña, nos comentó que existen un montón de recorridos diferentes por Camiguin.

Alojamientos recomendados en Camiguin

Nosotros te aconsejamos alojarte en la zona de Yumbing, ya que todas las rutas comienzan o acaban en los alrededores.

¿Quieres más alternativas? Consulta nuestro artículo Dónde dormir en Camiguin.


Booking.com

Guía de Camiguin

Seguro que vienes a la isla porque te han atraído muchas más cosas de ellas, ¿verdad? Encuentra todo lo que necesitas saber en nuestra Guía de Camiguin.


Si tienes alguna duda, pregunta o sugerencia, ¡estaremos encantados de leerte en los comentarios!